La Catedral de Sevilla

Lugares 2 Fotos 0 Vídeos


“Hagamos una Iglesia que los que la vieren labrada nos tengan por locos”


Así tradujo el pueblo lo que habían decidido en sus reuniones los canónigos de Sevilla en 1401. Estaban dando a luz, sin saberlo del todo, esta maravilla que hoy contemplamos y cuya historia resulta sorprendente. La Catedral de Sevilla fue levantada a partir de 1402, sobre la antigua Mezquita mayor, de la cual sólo se conservan el alminar modificado (la Giralda) y el Patio de las abluciones (Naranjos). Para el año 1987 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.


Durante los siete siglos que esta catedral alberga en toda su historia, el Cabildo Metropolitano siempre ha estado presente manteniendo las celebraciones y festividades como las del Corpus y la Inmaculada además de atender la devoción a la Virgen de los Reyes. Durante su construcción ha pasado por varias etapas o fases que una a una han ido aportando valiosas contribuciones al todo que supone esta impresionante Catedral.


En dimensiones es el tercer templo cristiano mayor del mundo, tras las Catedrales de San Pedro en Roma y la de San Pablo en Londres. Además, la Catedral de Sevilla es la catedral gótica más grande de todo el mundo. Un dato que se suma a la multitud de motivos por el cual es un lugar de visita obligada para todos los públicos.


Sevilla, su casco histórico monumental es, sin lugar a dudas, la mejor elección posible para tus vacaciones ya que podrás simultanear el ocio con la cultura donde las calles aparecen como hilo conductor y actor necesario para entender el arte y la idiosincrasia de nuestra ciudad.


¿Desea más informacion?

Contacte con nosotros para un servicio personalizado

0034 954 90 68 11